Bonarda: lo analiza un informe del INV

Juliana 24 de octubre de 2012 0
Bonarda: lo analiza un informe del INV

Un nuevo informa elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura sobre el Bonarda reveló que esta es la tercera variedad con más hectáreas implantadas enla Argentinadespués del Malbec yla Cereza. Segúneste documento, esta variedad llega a nuestro país a través de las corrientes inmigratorias de fines del siglo XIX, iniciándose su cultivo en la región [&hellip

Un nuevo informa elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura sobre el Bonarda reveló que esta es la tercera variedad con más hectáreas implantadas enla Argentinadespués del Malbec yla Cereza. Segúneste documento, esta variedad llega a nuestro país a través de las corrientes inmigratorias de fines del siglo XIX, iniciándose su cultivo en la región de Cuyo.

Según el informe del INV algunos atribuyen su origen a la cultivada en el Piedemonte Italiano (Bonarda Piemontese o Bonarda d’ Astigniano) otros creen que es Corbeau, una variedad francesa utilizada como parte de los famosos “assemblage” franceses.

El Bonarda ha sido utilizada durante mucho tiempo en nuestro país como base de vinos tintos comunes por sus altos rendimientos por hectárea y su sobresaliente aporte de color.

Ante el descubrimiento de su potencial enológico sobre todo con la reducción de producción por hectárea se logró una calidad excepcional y comienza su desarrollo como varietal productor de vinos de alta calidad. Además, se ha comprobado que con un buen manejo de la vid y su cultivo en la zona adecuada, la variedad Bonarda puede lograr un buen equilibrio entre concentración, color y productividad, obteniéndose excelentes resultados.

Algunas bodegas hicieron punta elaborándola en forma cuidadosa, utilizando los mismos procesos industriales que utilizaban para otras variedades de calidad como el Cabernet o el Malbec, ya que la Bonarda manejada con técnicas vitícolas más racionales y elaborada con procesos adecuados está brindando vinos de una calidad destacada. El primer reconocimiento internacional se produce en el año 1993 con un vino Bonarda elaborado con uvas de parrales antiguos.

De acuerdo a la opinión de especialistas esta variedad se adapta para producir desde líneas jóvenes hasta las de altísima gama que han sido premiadas internacionalmente, también como base para espumantes y hasta para vinos de postre o tardíos.

Esta variedad produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí. Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas (frambuesa, frutillas, cassis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos). En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino. Como conclusión puede decirse que la variedad Bonarda permite elaborar una amplia gama de productos que van desde vinos atractivos para consumir jóvenes hasta vinos de guarda en madera de excelente maduración

Superficie
En el año 2011 se registraron un total de 18.223 ha de esta variedad en Argentina y constituyó el 8,34% de la superficie del país. La cantidad de hectáreas de variedad Bonarda del país en el período 2000-2011 ha incrementado el 21,57%, en Mendoza el 19,50%, en San Juan el 47,35% y en otras provincias el 4,03%.

Se cultiva principalmente en Mendoza (83,98%) y San Juan (12,11%) pero también está presente con pocas hectáreas en las otras provincias (3,91%) entre las que se destaca la provinciaLa Rioja. En el año 2011 la producción de esta uva significó el 9,33% del total.
Fuente: www.cuyonoticias.com 

Comentarios